divendres, 24 de juny de 2011

Premi especial Terres de l’Ebre

 

Albert Guiu Bagés

 

Flix ( Tarragona)

 

 

Para Miguel Hernández ( 1910- 1942)

 

Con mayúscula admiración.

 

 

Centenario de un poeta

 

 

 En tu infancia entre balidos,

bebiste con la mirada de niño,

sorbos de inmensa naturaleza

y te gustó su sabor infinito,

por eso, quizá, fuiste poeta.

 

 Hasta tu sensibilidad viajé

la palabra hecha misterio,

leíste los infinitos del verso

y de libros se hizo tu mundo,

de talento se hizo tu nombre.

 

 Por tus sentimientos, cruzó Josefina,

y se hizo amor tu corazón de palabras.

 

 Por tu dolor cruzó la guerra,

aumentando el trágico ruido

que las ausencias te provocaban,

con la muerte rondando

las trincheras que herían tu tinta

y que desolaban los paisajes.

 

En tu muerte, había ya otras muertes,

el amigo de tu bellísima elegía, Ramón,

tu primogénito, bebé difunto,

dormido sin posible amanecer

en las noches de tu corazón de padre,

mientras recogías con lo ojos

penumbras de nubes i cárceles,

que avisaban que el siguiente

ibas a ser tu, Miguel.

 

Y todo se interrumpió,

siendo todo en ti, muerte,

y todo se hizo inmortal

siendo todo en ti, vida.

 

Y la interrupción definitiva

se hizo voz del pueblo,

sensibilidad humana,

imposibilidad de olvido.

 

Sobre las grupas imperecederas

de los paisajes de la lírica,

bellamente trota con fantástica fuerza

la obre de Migues Hernández

que este año cumpliría los cien.