dilluns, 27 d’agost de 2012

LO HA CONSEGUIDO


LO HA CONSEGUIDO

Hoy la actualidad de una noticia cruenta, horrorosa, ha sobrepasado todas las barreras que el ser humano puede soportar, clavándonos un punzón en el corazón, difícil de soportar el dolor, el inmenso dolor que produce, no se puede explicar con palabras, no hay palabras en el mundo para ello.
José Bretón, ese hombre, ese padre, que durante ocho meses hemos seguido las noticias de la desaparición de sus dos hijos, él mismo la denunció. Pues que creía, estúpido, ignorante, que no lo iban a descubrir? Asesino con premeditación. Dueño de si, frío, inexpresivo, cuando se enfrentaba a los juicios. Cuando escavadoras removían su finca, incluso buscaron incesantemente en el río. Y el susodicho sujeto, no se merece el adjetivo de hombre, ni de persona ni rozando siquiera lo humano. Él impasible, viendo la angustia, de su madre, de su familia y extensible a toda la sociedad, que hace suyo todo problema que afecta a su alrededor. Rut y José, de seis y dos años, dos angelitos del cielo, una dulzura inmensa que todos los días nos dirigían su mirada en la actualidad de la noticias, a través de la pantalla de televisión o en la fotos de la prensa escrita. Las pancartas con sus fotos, y las súplicas para que el padre dijera donde estaban.
José Bretón se debía sentir importante, el centro de la atención de todo, que orgulloso debía estar. Impasible, ni le temblaba el corazón en lo más mínimo. Como cuando un lobo sale de de la madriguera, después de comerse a los lobeznos recién nacidos, nada de lo que ocurre va con él. Si es que la loba en un descuido se le ha colado el padre lobo, cosa que no suele ocurrir nunca. No es que tenga excusas, pero el lobo es un animal salvaje. Este padre ha demostrado ser más que un salvaje. 
Tantos meses con la esperanza de encontrar a los niños vivos, que cada día que pasaba este sentimiento se iba diluyendo. El escribir estas palabras sobre este horror, no es que quiera hurgar en la herida, o remover el morbo. Mi tristeza es inmensa, mis ojos no verán claro por mucho tiempo y se me retuerce el alma, aún sin saber donde está, pues parece estar más allá de mi alcance. Solo quiero mostrar con mis palabras mi más profundo rechazo, hacia este asesino cruel, sin sentimientos, inhumano al cien por cien, ser como un granito de arena más en este desierto inmenso, para unirme a los miles de de rechazos contra este comportamiento de una mente donde acampa la sinrazón a sus anchas. José Bretón, si quería hacer daño, producir el mayor sufrimiento a una madre, una mujer, puede darse por satisfecho, seguro que lo ha conseguido con creces. Personalmente, como madre y como mujer me invade el más absoluto y terrible sentimiento de impotencia, de rabia, ante tanto cúmulo de maldad de un ser tan repugnante. Y tú, personaje incalificable ¿No has sufrido al hacerles mucho daño y matar a tus hijos? ¿No echarás de menos a tus hijos? La ilusión y la alegría que te dieron al nacer, verlos crecer, cuidarlos, acompañarlos al colegio, más adelante ir a la universidad, ayudarles a elegir su futuro, acompañarlos. ¿No lo vas a echar de menos? ¿Te da igual? Son respuestas de me gustaría saber. ¿O te basta saber el sufrimiento sin fin que le has causado a su madre? Por lo que sabemos tu ex esposa. Machista no puede ser la respuesta.

Gloria Fandos Gràcia
Publicat el dia 29 d'agost al Diari de Tarragona Ebre a l'apartat de "Línea abierta"