divendres, 1 d’agost de 2008

el tren de la vida

EL TREN DE LA VIDA

 

 

Todavía siento

que un tren en marcha

ha pasado por mi cuerpo,

golpeando una a una

las traviesas de madera

que entre piedras hirientes,

sujetan los raíles de hierro

de una vía que no termina,

el tren hace sonar su silbato

y se aleja... y se lleva el dolor.

Abro los ojos y estoy viva,

las caricias suaves de la vida

palpitan en mi corazón,

y mis labios…

 

Rodea mi cuello

un collar de guirnaldas,

tejido con las flores

perfumadas del color

de las primaveras

que están aún por llegar,

adornadas con el sonido

y el silencio de las palabras

que son dulces, son saladas,

hechas de sonrisas, de lágrimas,

poemas, luz, aire…

alegría, tristeza.

 

Es tu mirada, azul, verde,

color de tierra mojada,

la corriente del río,

la espuma de las alas del mar,

que besan la playa…

Es el reflejo de tu corazón

en el agua, y tu no estás.

 

Glòria Fandos Gracia