dimarts, 19 d’agost de 2008

las alas del mar

LAS ALAS DEL MAR

 

Las alas del mar están prisioneras,

amarradas a los acantilados rocosos,

grises, mohosos y oscuros,

como gigantes encantados, tenebrosos,

mirando amenazadores y altivos

a las conchas muertas, pálidas

que reposan en la arena...

 

Las alas del mar están atadas,

como tu atas mi cuerpo con tus brazos,

son la espuma blanca, caracoleada,

que baila danzas infinitas y frenéticas,

en la espuma azulada, como sonrisa del cielo,

sobre las olas atrevidas, inquietas, asustadas.

 

No pueden alzar el vuelo, tienen mandrágoras

cuyas raíces están asidas con fuerza insospechada

 a la profundidad sin fin, estéril, vacía de peces,

y no pueden alcanzar el sueño dulce,

de su anhelada libertad,

sólo miran al cielo, rojizo y dorado

por los rayos del sol, adormecido

al atardecer triste del ocaso,

 envidiando ver volar a las gaviotas de color grisáceo,

con sus grandes alas que abanican la brisa,

para que respire la naturaleza y no muera

bajo las aguas violeta y azuladas,

con reflejo de cenizas apagadas.

 

Las alas del mar no pueden alzar el vuelo,

tendrían que arrastrar con ellas

el gran manto de los mares y los océanos,

con su inmenso y enorme peso,

un gran sueño infinito, hecho de agua,

salada como besos de sirena

 y dulce como el caramelo de tus labios,

de ríos que serpentean entre montañas,

alimentados por las lluvias,

donde fluyen la palabras sencillas

 tejiendo versos, con estrellas y universos,

como la luz de tus ojos

cuando se funden en los míos.

 

Gloria Fandos Gracia

 

 



Mamma Mia, el 13 de Agosto en los cines...